diciembre 13, 2007

BAÑOS DE SOL


EL SOL. NUESTRA FUENTE GRATUITA DE VITAMINAS
“Suave ciertamente es la luz, y agradable a los ojos ver el sol” Eclesiastés 11:7

¿Has pensado que sin la luz del sol, no habría vida en esta tierra? – Ninguna hoja o fruta podía crecer, ni las flores podrían florear. La vida de cada ser creado, se recrea de la influencia de la luz. Priva de luz a un ser cualquiera, sea planta o animal. Y a pesar de tener mucho cuidado en proporcionarle buen alimento, agua y cultivarlo, pues primero perderá su color, después su fuerza", y por último se decaerá completa y totalmentemente.

Dios hizo al hombre para vivir en gran parte al aire libre, donde su cuerpo podía recibir luz del sol en abundancia. Sabías que tenemos una fábrica, milagrosa, bajo de nuestra piel; sucede que cuando los rayos ultravioletas B del sol, tocan la piel, ésta fábrica la vitamina "D". Hay unas glándulas minúsculas del aceite, apenas por debajo de la piel, llamada los "ergoesteroles" que producen esa vitamina “D”, a través de cada parte de las 3,000 pulgadas cuadradas de piel y entonces es enviada esta vitamina por los muy pequeños vasos sanguíneos, hacia todo nuestro cuerpo.

La vitamina "D" es única vitamina que los seres humanos producimos por nosotros mismos, al exponernos a la luz ultravioleta B del sol. Le toma a un persona normal, expuesta su piel al sol, solamente unos 15 minutos o menos para generar 10"000 a 20"000 IU de la vitamina D en un día asoleado, suficiente para su consumo y sus necesidades. La vitamina "D" generada por la luz del sol, en la piel, es algo diferente de otras vitaminas que fluyen en el cuerpo entero, pero las afecta a todas ellas. Los "receptores" que "más" responden a esta vitamina, se han encontrado en casi cada todo tipo de célula humana, desde el cerebro hasta los huesos. Todavía no se conocen bien todos sus efectos saludables, de la vitamina "D" producida por la luz del sol, pero lo que sí está claro, es que la vitamina "D" es una especie “bomba de superdemolición, además de ser un alimento capaz, de otras muchas cosas" incluyendo las siguientes:

  • La vitamina D consolida y fortalece el sistema inmunológico. (La exposición a la luz del sol aumenta el número de las células blancas de la sangre. Por lo tanto la "luz del sol aumenta el número de linfocitos" que son los eliminadores de más alcance, de los gérmenes. Estos se encuentran en células blancas de la sangre).
  • Proporciona alivio al dolor.
  • Eleva el buen humor.
  • Mejora la función mental. (Diversos estudios así lo han demostrado)
  • Aumenta el tono muscular.
  • Coadyuva a la normalización del peso corporal. (Porque se quema calorías).
  • Mejora el metabolismo del cuerpo. (estimulando la función de la tiroides).
  • Baja el colesterol. (el colesterol que existente debajo de la piel, pues por la luz del sol se transforma en vitamina "D", y entonces el colesterol de la sangre, es enviado para tomar su lugar). Dos horas después de un baño de sol, hay en promedio una reducción del 13% en colesterol humano de la sangre.
  • Consolida los huesos y dientes (ayudando en la asimilación y la fijación del calcio). Los dentistas han observado la gente que vive en áreas nubladas "donde no hay mucho sol" tienen un sistema dental bastante más peor que los que viven en las zonas tropicales donde hay muchas horas de sol al día.
  • Aumenta el volumen de oxígeno en la sangre. La luz del sol aumenta la capacidad de la sangre para llevar más oxígeno y llevarlo nuestros tejidos finos del cuerpo. Incluso una sola exposición a la luz ultravioleta en el sol, aumentará grandemente el contenido en oxígeno en nuestra sangre.
  • Remedia asmas bronquiales (alguien quién apenas podría respirar, después de un baño de sol puede inhalar libremente)
  • Desalienta el crecimiento del cáncer.
  • Estabiliza el azúcar de sangre. La luz del sol ayuda simultáneamente a elevar el azúcar de sangre (hipoglicémicos), mientras que baja el azúcar de sangre (diabéticos)
  • Mejora los estados de la esclerosis múltiple, esquizofrenia, y diabetes del tipo 1.
  • Mejora la función hepática - ayuda al cuerpo a eliminar productos químicos tóxicos y los agentes contaminantes del ambiente.
  • Balancea el sistema hormonal. La luz del sol llega hasta la glándula pineal a través de los ojos y afecta a la glándula pituitaria "que controla la producción hormonal, así como estabiliza la función de las otras glándulas endocrinas de una manera beneficiosa.

¿Y cómo gozar de la luz solar sin el riesgo de contraer cáncer de piel o tener envejecimiento prematuro?

Comienza con la "exposición de los minutos": 10 a 15 minutos en brazos, cara y piernas diariamente ó en el área "enferma" de tu cuerpo. Aumenta el tiempo paulatinamente (unos cuantos minutos (3 o 4) en los subsiguientes días, hasta llegar a no más de 20 a 30 minutos de exposición diaria. En es nivel tu cuerpo almacenará la vitamina "D" fácilmente para toda una semana. El resto (uqe no utilice) se elimina. Evita las quemaduras del sol. No utilices substancias como lociones, bloqueadores, ni bronceadores.

Para evitar el riesgo del cáncer de la piel "reduce el consumo de grasas libres" por ejemplo las de los aceites, y elimina los "malos" alimentos fritos, así como las grasas hidrogenadas, al igual que cualquier tipo de grasa animal, incluso las de la "margarina". También evita consumir los alimentos “salteados” (fritos o "fritangas") y elimina los aceites vegetales que hayan sido calentado en su proceso industrial (tales como los aceites vegetales refinados). Los aceites convenientes son "el aceite de coco planchado en frío aún con adicional-virginal y el aceite de oliva planchado en frío aún con adicional-virginal. Agrégualos siempre al sus alimento momentos antes de servirse y cocina lo menos posible con aceites. Cuando sea posible prefiere consumir aceites al “natural” tal como éste se encuentra en las aceitunas, el maíz, aguacates crudos, nueces, cacahuates, etc..

Helioterapia
Nota: Este artículo, necesita soporte de fuentes o referencias acreditadas que aparezcan en publicaciones autorizadas, libros de texto o publicaciones especializadas en el tema.

Se llama así al uso de los rayos solares como remedio terapéutico para numerosas afecciones, puesto que la luz solar es un conjunto de radiaciones cuyas longitudes de onda visibles van, aproximadamente, desde 400 a 700 nanómetros (millonésimas de milímetro), no se debe olvidar el hecho de que, además de la luz visible, también hay otras radiaciones solares que no son perceptibles como luz, pero cuyos efectos se dejan sentir en nuestra salud con igual o mayor intensidad.

Efectos beneficiosos de la “helioterapia”

  1. Efecto anti-raquitismo: la luz solar favorece la producción de vitamina D, la que necesitamos para absorber el calcio de los alimentos y fortalecer nuestros huesos. Puesto que la piel no es totalmente opaca, la luz llega a la sangre que circula por los capilares situados en las capas más superficiales. Y en la piel precisamente es dónde se encuentra la llamada provitamina D, la cual se convierte en vitamina D por la acción de los rayos solares. No es necesario tomar el sol en exceso, ya que una pequeña cantidad de vitamina D es suficiente.
  2. Efecto estimulante sobre la mente: la luz induce al optimismo, hace ver la vida de una forma más positiva y evita depresiones y tristezas. La luz del sol tiene, en este sentido, los mismos efectos que la luz artificial, pero no cabe duda de que siempre es más agradable la dosis de luz en un ambiente abierto, en el campo, directamente del sol, que en una habitación cerrada y procedente de una fuente de luz artificial. El efecto estimulante de la luz sobre la mente humana es algo ampliamente demostrado y, de hecho, ya la exposición a la luz forma parte de las pautas de tratamiento en algunos pacientes con depresión.
  3. Efecto estimulante sobre la propia piel: la exposición directa a los rayos solares provoca una ligera irritación de las capas más superficiales de la piel, que dilata los capilares encontrados en la superficie cutánea; gracias a ello aumenta la sangre que circula por la piel. En su forma menor, esta irritación da lugar al llamado eritema solar. No hay que olvidar que esta irritación provocada por los rayos solares que actúan sobre la piel, pude ser un arma de doble filo, ya que mientras por una parte mejora la circulación de la sangre en la piel, por otra puede dañar las células de la epidermis, resecándolas y dando lugar a que envejezcan prematuramente. Es sabido que las personas cuya profesión les ha exigido estar al sol durante largas horas tienen la piel más arrugada y envejecida.
  4. Es importante mencionar que el envejecimiento de la piel es el menor de los efectos nocivos; el más peligros (que nunca debe olvidarse) es el cáncer de piel.

    Una práctica correcta de la helioterapia
    La helioterapia utiliza la exposición al sol de manera dosificada. Aunque sea un tópico tan común como antiguo, no es correcta la idea de que "cuanto más sol, mejor salud". Por eso es importante hacer detallar que una helioterapia correctamente practicada exige:

1. Evitar las horas de mayor intensidad solar. Principalmente en los meses de verano, huir de las horas cercanas al mediodía y aprovechar las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, cuando el sol no es tan intenso.
2. Comenzar la exposición al sol progresivamente. En un principio, no más de 15 minutos y aumentando paulatinamente el tiempo de exposición a medida que la piel se vaya cubriendo del color moreno, que es su protección natural ante los rayos ultravioleta.
3. Ser especialmente cautos y precavidos con los niños. A ellos les gusta jugar al sol y fácilmente pueden recibir una dosis excesiva de luz, muy superior a la que necesitan y les conviene. La piel de los niños es especialmente vulnerable, por lo que los tiempos de exposición deben ser menores que para los adultos.
4. El baño de sol nunca debe dejar sensación de cansancio, sino que deben ser estimulante y no agotador. Por ello, si se nota cansancio al finalizar el baño solar, es signo de que la dosis de helioterapia ha sido excesiva.
5. Protegerse. La cabeza deberá ir siempre cubierta y los ojos protegidos con gafas de sol. Ésta es una norma muy importante.

Evolución de la helioterapia
Avicena, erudito y médico árabe (el más notable de su época), ya hablaba en el siglo X de los beneficios que reportaba tomar el sol con moderación, llevar una vida al aire libre y estar expuesto a la luz. Pero éste médico no fue el primero en darse cuenta de esto, ya que previamente los médicos griegos decían que muchos de sus enfermos se beneficiaban de la exposición moderada de la luz solar. En Europa, fueron los médicos franceses quienes, a mediados del siglo XVIII, pudieron comprobar los efectos beneficiosos del sol en enfermos con infecciones de piel.

Fue a partir de entonces, cuando numerosos médicos se dedicaron a potencia estancias en los balnearios, en los que se anunciaban los beneficios maravillosos de la luz solar. Y ello era así, siempre y cuando el exceso no echara por tierra los beneficios reales que los baños de sol moderados pueden proporcionar.

Críticas
Se considera a esta una "pseudo-medicina", ya que no cuenta con estudios clínicos técnicos que avalen su efectividad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno excelente te respeto, Muchos saludos espero mas articulos como estos felicidades, ayudas a mucha genete gracias

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Pérez Estévez:

Yo también lo quiero felicitar por este excelente artículo. En lo personal andaba buscando información que me diera más detalle sobre como los baños de sol estimulaban la creación de vitamina D en nuestro cuerpo. No solo encontré lo que buscaba sino muchísimo más, incluyendo el concepto de helioterapia que desconocía.

Atentamente Maurcio de Jesús Chacón Giordano

 
http://www.goear.com/files/external.swf?file=aef97f6" type="application/x-shockwave-flash" wmode="transparent" quality="high" width="353" height="132">